rss
email
twitter
facebook

jueves, 29 de abril de 2010

Tarta de Arándanos, queso y almendras.


Cada martes nos reunimos toda la familia, y corre por mi cuenta, hacerles un postre nuevo, un sabor diferente... Este martes ha tocado frutos del bosque, y que mejor para acompañarlos que una crema de queso, y una base con almendras? Se quedaron sorprendidos! tanto por la presentación, como por el gusto inconfundible del arándano combinado con la semi acidez de la decoración de la nata con grosellas, todo ello, finalizado con una mezcla de galletas y frutos secos. Os lo imaginais?...

Ingredientes:
Para la base de la tarta:

  • 180 g de galletas, tipo maría.
  • 50 g de almendras molidas.
  • 110 g de mantequilla a temperatura ambiente.

Para la crema:

  • 280 g de queso Philadelpia.
  • 50 g de azúcar.
  • 250 g de mermelada de arándanos.
  • 150 g de nata líquida.
  • 10 g de gelatina en polvo neutra.
  • 20 g de agua hirviendo.

Para adornar:

  • 400 g de nata con un 35% de materia grasa.
  • frutos del bosque, a ser posible, frescos.

Preparación:

Para la base:

  1. Volcamos las galletas y las almendras en el vaso, y trituramos 20 segundos en velocidad progresiva 5-7-10.
  2. Agregamos la mantequilla y mezclamos 20 segundos en velocidad progresiva 5-7-10.
  3. Con esta mezcla, cubrimos el fondo de un molde de 24 cm de diámetro. Lo metemos en la nevera para que se endurezca.

Crema de la tarta:

  1. Ponemos en el vaso el queso, la nata líquida, la confitura y el azúcar y trituramos 2 minutos en velocidad 4. Mientras, iremos disolviendo la gelatina en 20 g de agua hirviendo.
  2. Añadimos la gelatina disuelta y mezclamos 1 minuto en velocidad 4.
  3. Vertemos esta mezcla encima de la base de la tarta, dejándola en la nevera hasta que cuaje, mas o menos unas cuatro o cinco horas.

La decoración:

  1. Ponemos la mariposa: montamos la nata que estará muy fría (se puede poner en el congelador 15 minutos antes de montarla), lo haremos en velocidad 3 1/2 hasta que monte. Tenéis que vigilarla para que no se pase!
  2. Una vez montada, le espolvorearemos un poco de azúcar glas (sin pasarnos, ya que la mermelada de arándanos es muy dulce). Con una manga pastelera haremos la decoración que mas nos guste, sirviéndonos posteriormente de los frutos del bosque frescos para terminar (se pueden hacer pequeñas rosas con la nata, y poner un arándano o grosella en medio de cada una, o al gusto).

Solo me queda deciros, que disfrutéis de esta tarta tan diferente y especial. Contiene en su interior, muchas sensaciones... ya me diréis!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Natalia, olé esa presentación!!!!!! QUe pinta tiene. Otra receta que me apunto, se me hace la boca agua solo de pensar en lo rica que debe estar, ummmm!
Saludos
Pilar

Publicar un comentario en la entrada